LOVE IN BLUE

   

Pagina nueva 1


ecardstexte1

ecardstexte2

Boletín de inscripción

Inscribirse

Escribe tu email. Allí se enviará un mensaje de confirmación. El enlace te permitirá seleccionar los boletines informativos disponibles.

También puedes puedes inscribirte como redactor o redactora.

Lista Externa

¿ASÍ SOMOS?

[()]

Todas las versiones de este artículo: [English] [Español]


¿De verdad creéis que todos somos así?
 

 

El otro día vi una película en el cine de dibujos animados, muy divertida y demoledora que se llamaba South Park. En ella, hacían una parodia, que los críticos se han apresurado a tachar de "homofóbica"; esa parodia es un muñequito, bigotudo y con pestañas postizas, que canta una canción que se llama "¡que chupi-guay es ser gay!" coreado por todo un batallón de "boys" con chaqueta y tanga de lentejuelas.
Por supuesto la gamberrada consistía en estereotipar el prototipo gay por excelencia, festivalero, frívolo, amanerado y luciendo su homosexualidad por bandera, como único rasgo de identidad.
Como homosexual, me molestó que alguien representara a un gay, como un mariquita amanerado, y me sentí un poquito ofendido.
Hasta que vi en la televisión la manifestación por el día del orgullo gay, y me di cuenta de que ese prototipo nos lo hemos ganado bien a pulso.

 

 

¡Una manifestación del "orgullo gay", que bonito!
Desfile carnavalesco de zapatos de plataforma, pestañas postizas y culturistas en camisetas de tirantes, dándose un morreo masivo y colectivo a los pies de la Puerta del Sol, o meneando los, seguro, absolutamente perfectos glúteos al son de Mónica Naranjo o los Village People.
Y luego querremos que tomen en serio nuestras reivindicaciones...
Todavía se me cae la cara de vergüenza al recordar la sonrisita condescendiente del carpetovetónico presentador del telediario al dar la noticia.

Puestos a reivindicar y a dar la nota, estoy seguro de que sería una fantástica idea que El Corte Inglés, creara el "Día del Gay", igual que existe el día de la mamá, del papá, de los abuelitos... Ya me estoy imaginando la publicidad:
"10 de Julio, día del gay ¡compren ya sus regalos!"
"Todo lo necesario en complementos para el gay de la familia"
"Día del gay en El Corte Inglés, ¡todos tenemos un gay cerca, hazle un regalo!"

Patético ¿no?
Tanto reivindicar, tanta lucha y tanta bandera, para luego resultar que somos nosotros mismos los que nos consideramos como animalitos aparte de la raza humana. "Estamos orgullosos de ser gays"... ¿lo estamos?
Yo no lo estoy. Porque yo no soy "Adso, el gay".
Ser homosexual no me condiciona, ni me hace diferente a mis compañeros, llevo una vida de lo más normal y mis diversiones y mis intereses son los de cualquier chico de mi edad.
No hay que estar "orgulloso" de ser gay. Hay que estar orgulloso de ser buena persona, de ser honesto consigo mismo, de tener buenos amigos; hay que estar orgulloso de todo aquello que nos hace mejores. Que yo
sepa, ser gays no nos influye para nada. Estamos hartos de quejarnos de que no somos bichos raros y, sin embargo, nos amparamos en la multitud de una manifestación para agarrar la banderita multicolor y dar gritos al resto del mundo que nos mira como si mirara los monos del zoo desde el otro lado de los barrotes. Nos amparamos en la oscuridad de bares y discotecas de ambiente, como hormigas en el hormiguero, apelotonándonos los unos contra los otros.
¿Es que no somos lo suficientemente fuertes, lo suficientemente seguros, como para vivir nuestra homosexualidad en las facetas normales de nuestra vida: casa, trabajo, amigos?
¿No tenemos narices para seguir siendo nosotros mismos fuera del ghetto?
No. Seguramente no las tenemos.
Puedo llegar a comprender esta actitud en los homosexuales maduros, que han tenido que sufrir años de represión y ahora se desatan quizá con demasiadas ansias; pero lo que más me preocupa, es ver a chicos jóvenes, de veintipocos años o incluso de mi edad, que ya han nacido y crecido en una sociedad más libre y tolerante, y siguen empeñados en ser carne de ghetto.

Yo soy gay, tengo el pelo rubio y me encanta el chocolate con almendras. Pero si mañana propongo el día del "orgullo de los rubios" o el día del "orgullo de los comedores de chocolate con almendras" me diréis que es una estupidez, porque el color del pelo o la comida favorita es algo "normal".
¿Y acaso el ser gay no lo es?
Pues lo siento, pero para mí sí lo es.

Por eso me pregunto ¿quién está más orgulloso de ser gay: yo, que lo considero como algo natural que forma
parte de mi vida y no me condiciona, ni me hace mejor o peor que un heterosexual, o los que, el otro día, ondeaban banderitas y daban grititos amparados por una multitud que pensaba como ellos?

Por favor, un poco de seriedad.
Las luchas y las reivindicaciones no se ganan debajo de una pancarta, ni disfrazándose de Betty Boop. Si quieres convencer al mundo que eres normal, actúa con normalidad, y demuestra tu homosexualidad, abiertamente, de forma natural; no un día al año, ni desde un desfile de drags, sino toda tu vida.
Todos los días de tu vida.
Adso, Madrid, 06/07/2000

 

¿Te ha gustado este artículo?

Envíalo a un amigo | Imprímelo | Coméntalo


Seguir la vida del sitio RSS 2.0 | Mapa del sitio | Espacio privado | SPIP | esqueleto

Google