LOVE IN BLUE

   

Pagina nueva 1


ecardstexte1

ecardstexte2

Boletín de inscripción

Inscribirse

Escribe tu email. Allí se enviará un mensaje de confirmación. El enlace te permitirá seleccionar los boletines informativos disponibles.

También puedes puedes inscribirte como redactor o redactora.

Lista Externa

Testimonio de un joven mormón

[()]

Publico un fragmento de una carta que me escribió -hace algún tiempo- Max, un joven mormón que, a sus 16 años vivía totalmente desgarrado entre su fé y el trato, no sólo discriminatorio sino tambien tremendamente injusto y cruel, al que le tenía sometido su Iglesia, por el mero hecho de ser homosexual.


"...asi que te agradezco sobremanera toda la ayuda que me estas dando. Esto para mi es un aliciente dentro del encierro "LITERAL" en el que me encuentro. Ahora más que nunca me siento menospreciado por todos mis amigos y familiares. Estoy muy triste, pero tengo que luchar por mi y salir adelante. Resulta que cuando un chico mormon (en este caso yo) cumple 12 años, es ordenado en el sacerdocio si es digno de ello. Es, primeramente, ordenado diácono y, al cumplir los 15 años, es ordenado maestro y a los 16 años es ordenado presbitero (estos tres pertenecen al sacerdocio de Aaron), a lo 18 es ordenado Elder e integra, desde ese momento, el grado de sacerdocio de Melquisedec, todo ello si es considerado digno de recibirlo. Pero en mi caso, no me consideran digno... Amo a mis padres, soy buen estudiante, apoyo a mis amigos, respeto a la gente mayor, de mi boca NUNCA ha salido una palabra que ofenda a alguien, sigo los lineamientos de mi iglesia, respeto los artículos de Fé, amo y sigo los designios de Jesús, amo a mi prójimo, trato de vivir cada dia lo mejor de mi vida, no fumo, no bebo alcohol, hago deporte... Y sin embargo, no puedo recibir lo que dignifica al hombre dentro de mi religion (El Sacerdocio) por el simple y sencillo hecho de ser homosexual y amar más a los hombres. No lo entiendo: muchachos de mi edad -irrespetuosos con sus padres, los he visto hacer cosas indignas que harian enrojecer los rostros de los ministros de mi iglesia- son los que portan los altos grados del sacerdocio que yo no he podido obtener !!! Otro de los privilegios de los que gozan los miembros de la iglesia mormona es el entrar al Templo, que no es un lugar cualquiera: es la casa del Señor, donde se realizan rituales muy especiales. Alli entra gente chismosa, adúltera, ladrona... Pero sólo le es negada la entrada a un joven cuyo unico pecado es amar al hombre. Eso me hace sentir mal y, a veces, en la intimidad de mi cuarto me pregunto: ¿Acaso las iglesias no se hicieron para aliviar el sufrimiento de los hombres? ¿Acaso Dios no voltea y me recoge en su regazo cuando elevo mis oraciones a él y mis lagrimas caen al suelo? ¿Acaso no fue hecho el hombre para sentir gozo? No lo entiendo... Disculpa todo esto pero tenia que decirselo a alguien..."

�Te ha gustado este art�culo?

Env�alo a un amigo | Impr�melo | Com�ntalo


Seguir la vida del sitio RSS 2.0 | Mapa del sitio | Espacio privado | SPIP | esqueleto

Google